La mujer de la libreta roja

9 de agosto de 2016

Una mañana en París, antes de abrir su libreria, Laurent Letellier  encuentra un bolso de mujer abandonado sobre un cubo de basura.  Con cierto reparo lo coge con la intención de devolverlo a su dueña. No hay documentos de identidad, solo algunos objetos personales, fotos, perfume y  una libreta roja llena de anotaciones, pensamientos y recuerdos. Laurent se convierte en un improvisado detective y trata de encontrar a la desconocida a través de las pistas  que ofrece en su libreta. Pero al sumergirse en la intimidad ajena, Laurent queda atrapado por la fascinación que ejerce el fantasma que persigue.

Mientras tanto, Laure, la mujer que perdió el bolso tras un atraco, se recupera de sus heridas en un hospital. De pronto, los papeles se intercambian, y en un giro sorprendente, Laure se convierte también en investigadora, empeñada en descubrir quién es el misterioso hombre que ha depositado el bolso, con todo su preciado contenido, en el salón de su casa.

Antoine Laurent, escritor parisino, nacido a principios de los años setenta, autor entre otras novelas de “El sombrero de Miterrand” construye su novela sobre uno de los fantasmas del romanticismo occidental y de una herencia de Platón, la existencia de un ser desconocido que nos hará felices. En cualquier caso “La mujer de la libreta roja”, de Antoine Laurain,  es una novelita amable que deja buen sabor al lector.

Mujer de la libreta roja,La_135X220

La mujer de la libreta roja

Antoine Laurain

Traducción de Palmira Feixas Guillamet

Editorial Salamandra

160 páginas

Una herencia incómoda

27 de julio de 2016

Nicolas Wade, licenciado en Ciencias Naturales,  periodista y editor especializado en temas científicos propone en “Una herencia incómoda. Genes, raza e historia humana”, la hipótesis de que la selección natural ha continuado modificando a los seres humanos en los últimos siglos y ha provocado divergencias entre las razas o al menos entre diferentes regiones. La propuesta de Wade es arriesgada y ya ha sido acusada de racismo aunque el propio autor del libro se encarga de rechazar la noción de superioridad racial.

El consenso científico reciente, a partir de las tesis del antropólogo Franz Boas,  es que no existen razas humanas. Sin embargo, Wade cree que esta posición responde a un interés político bien intencionado para evitar el racismo pero no a la realidad. Por contra, aporta evidencias de que la evolución humana ha seguido su curso y ha producido ligeras variaciones genéticas entre distintas poblaciones que podrían traducirse en pequeñas modificaciones del comportamiento.

El autor es consciente de la importancia del factor cultural en los cambios sociales, pero insiste en que éste no invalida su hipótesis del cambio evolutivo, que compara a una domesticación.

Expone el caso de Dmitri Belyaev, un científico soviético, que en un remoto instituto de Novosibirsk, empezó a comprobar su teoría de que los granjeros antiguos habían domesticado a los animales salvajes por un único criterio, el de la docilidad. Empezó seleccionando zorros plateados en función de su docilidad y al cabo de ocho generaciones crío animales que toleraban la presencia humana. Solo 40 años después del inicio del experimento y con 30 a 35 generaciones de cría, los zorros eran tan mansos y obedientes como un perro.

El autor de “Una herencia incómoda” compara este caso con el cambio sufrido con la sociedad inglesa del pasado milenio en la que no solo se produjo una gran disminución de la violencia sino que también sucedió lo que los científicos evolucionistas llaman una  gracialización de los rasgos físicos, comparable al de los animales que son domesticados por el hombre.

Pese a que casi al final, Wade se pierde en un fracasado capítulo dedicado a intentar justificar la supremacía histórica de Europa, un tema al que otros autores han dedicado libros enteros, aduciendo razones de selección genética, su libro consigue aportar argumentos (en algún caso con estudios genómicos) para considerar la posibilidad de que efectivamente la humanidad continúa sometida a las leyes de la evolución. ¿Por qué razón tendrían que haberse parado?

9788434419254

Una herencia incómoda. Genes raza e historia humana

Nicolas Wade

Editorial Ariel

300 páginas

Un jardín en Brujas

7 de julio de 2016

Charles Bertin (Mons 1919)- Sint Genesius Rode, 2002) convierte el recuerdo de sus veranos de infancia en la casa de su abuela en Brujas en un canto de amor y en una emocionante novela autobiográfica.

Bertin, que fue abogado además de novelista y poeta, evoca los colores, los olores, los juegos en el jardín de su abuela cuando él pasaba con ella los dos meses de vacaciones de verano. Ella, Thérese-Augustine, era hija de una familia campesina que muy pronto la sacó del colegio para que ayudara en las tareas de la casa y del campo, de manera que quienes pudieran estudiar fueran los hijos varones. De mayor, la mujer volcó el ansia de conocimiento que la había sido hurtada en adiestrar a su nieto.

Evocando sus felices veranos infantiles, el autor cree haber descubierto el secreto de su peculiar abuela: “He tardado años en comprender de dónde sacaba aquella extraordinaria fuerza de carácter que la distanciaba del común de las gentes y la convertía en un ser cuya vitalidad e inventiva parecían inagotables. Creo que se debía sobre todo a la peculiar gracia con la que el cielo la había aureolado en su nacimiento: la de tomar, de forma literal, sus deseos por realidades. Aquella propensión de su naturaleza, que la inclinaba, como a los niños, a privilegiar lo imaginario por encima de lo real y a adoptar la mayoría de las veces un comportamiento contrario a las normas establecidas, era una constante fuente de sorpresas para sus allegados”.

Las excursiones en bicicleta, los paseos por Brujas, las lecciones de historia familiar, las lecturas compartidas son algunas de las vivencias que describe el novelista belga en este delicioso y melancólico libro que es un homenaje a una abuela fantasiosa y vital. Inevitablemente el lector de “Un jardín en Brujas” no podrá dejar de evocar algunos de sus buenos recuerdos infantiles con sus viejas parientas.

La magia de las grandes abuelas se respira en este relato.

Portada_Jardin_en_brujas-350x534

Un jardín en Brujas

Charles Bertin

Traducción Vanesa García Cazorla

Editorial Errata Naturae

152 páginas

 

 

I tu no ens vas tornar

22 de junio de 2016

La directora de cinema francesa Marceline Loridan-Ivens, nascuda al 1928, recorda en aquest llibre escrit en col·laboració amb la periodista Judith Perrignon la seva estància al camp d’extermini d’Auschwitz-Birkenau on va ser deportada per la seva condició de jueva  i com aquella brutal experiència va marcar tota la seva vida posterior.

“I tu no ens vas tornar” està escrit en forma de carta al pare que també va estar a Auschwitz, però al contrari de la seva filla no va poder sobreviure. Els record de Marceline Loridan-Ivens giren sobre dos moments claus de la relació amb el pare. La més antiga és quan ell li va pronosticar que ella tornaria perquè era jove però ell no tornaria pas. El segon record que va marcar a l’autora va ser una petita nota que, malgrat totes les prohibicions va aconseguir fer-li arribar el seu pare quan ell estava a Auschwitz i ella a Bikernau.

A la memòria d’ella només va quedar registrat al cap dels anys que la nota estava encapçalada per les paraules “Estimada filleta” i que al final portava la seva signatura “Shloïme”. Malgrat tot aquest record tan incomplert i fragmentari ha estat sempre molt important per Marceline Loridan-Ivens i va ser una contribució fonamental per a la seva supervivència no sols al camp nazi d’on descriu alguns episodis esfereïdors  sinó també els anys posteriors en els que tenia que conviure amb tot el pes de l’horror passat.

El llibre és doncs per una part un breu relat personal de l’Holocaust i per un altre una carta d’amor al pare.

C_I-tu-no-vas-tornar.indd

I tu no ens vas tornar

Marceline Loridan-Ivens

Traductor Lluís-Anton Baulenas

Editorial Bromera

88 pàgines

Albert vuelve a casa

3 de junio de 2016

Un minero y su esposa viajan en coche a través de Estados Unidos con un caimán en el asiento de atrás, en los años de la Gran Depresión. Quien nos describe este viaje es el hijo de la pareja, Homer Hickam, autor de una biografía de éxito adaptado al cine con el título de “Cielo de octubre” y que ha sido también minero, militar destinado al Vietnam, instructor de submarinismo, paleontólogo e ingeniero de la NASA.

El trayecto comienza en Coalwood, un pueblecito minero de Virginia y el destino final es Orlando.

¿Qué hace un cocodrilo en Coalwood? Es un regalo de bodas de un antiguo pretendiente de Elsie Lavander a quien conoció en Orlando. Pero Homer Hickam está celoso del caimán y lo que representa y además cree que un bicho que mide más de un metro veinte y tiene unos dientes poderosos es peligroso. Por estos motivos, el marido propone a Elsie viajar a Orlando para deshacerse del animal. Su mujer, por su parte, acepta el viaje con la idea de convencer a Homer de que abandone el aburrido pueblo de Coalwood y se instalen en algún lugar soleado de Florida.

La odisea de Homer, Elsie, el caimán llamado Albert y un gallo que se les suma, está repleta de aventuras trepidantes. Se cruzan con estrellas de cine, escritores como Ernest Hemingway y John Steinbeck, revolucionarios, huracanes… Mientras, la pareja también se busca a sí misma.

Narrada con una prosa sin pretensiones literarias, “Albert vuelve a casa” consigue mantener el interés del lector por sus mismos excesos. El relato transcurre siempre al borde de lo inverosímil aunque sin cruzar del todo la línea roja. Su autor cita como fuente las historias que le contaron sus propios padres, aunque el mismo no la califica de vivencias verídicas sino de “historia en cierto modo real”.  Sean auténticas o no, las disparatadas correrías de una pareja viajando en coche con un caimán en los años de la depresión logran su fin de entretener al lector.

9780718080297

Albert vuelve a casa

Homer Hickam

Traducción de Victoria Horrillo

Harper Collins

430 páginas

 

La paradoxa de Schrödinger

20 de mayo de 2016

Si un és jove i a una nit negra com una mina de carbó abandonada se li acut parar a una atractiva jove que fa autoestop li pot passar de tot. Però el que viu Maties Miralles quan agafa a la Tània en el seu atrotinat Peugeot 106 supera tot allò que hom pot esperar.

A  “La paradoxa de Scrödinger”,  Josep Massanés (Barcelona 1967) ens torna a regalar una novel·la breu , que va ser reconeguda amb el XXIII Premi Joan Marquès Arbona de Narrativa Vall de Sóller 2015.

Quan surt de la seva classe d’escriptura creativa del Casino 17 de Gener, en Miralles, un noi gegantí i prim, d’espatlles malgirbades, poc pot pensar la que li caurà al damunt. L’autoestopista que porta al costat porta un bossa de la que surt un ganivet ensangonat i li va demanant que faci estranyes parades. Malgrat que ell surt amb una noia no pot evitar sentir-se seduït per la misteriosa Tània.

Amb aquests paràmetres i de sorpresa en sorpresa l’aventura està servida.

4156xchVzdL._SX319_BO1,204,203,200_

La paradoxa de Scrödinger

Josep Masanés

Edicions Documenta Balear

61 pàgines

 

La luz que no puedes ver

10 de mayo de 2016

Los premios literarios que se centran en novelas ya publicadas suelen ser una garantía más fiable que los que premian novelas inéditas. En España abundan más estos segundos y la experiencia demuestra que responden más a objetivos comerciales que de calidad literaria.

Es el caso del Premio Pulitzer de Estados Unidos, en su categoría de ficción suele ser una garantía de solidez y calidad. De acuerdo con mi experiencia, es una invitación que en la mayoría de casos funciona.

“La luz que no puedes ver” de Anthony Doerr (Cleveland, Ohio, 27 de octubre de 1973) es uno de esos regalos que nos han traído los galardones, principalmente periodísticos,  que instituyó en 1917 el editor Joseph Pulitzer y que administra la Universidad de Columbia.  Una novela fácil de leer, con capítulos breves, pero a la vez escrita con el suficiente grado de complejidad para no defraudar al lector.

En capítulos alternos, el libro nos cuenta dos historias paralelas ambientadas en los terribles años del nazismo y la  Segunda Guerra Mundial. Por una parte seguimos las vicisitudes de la pequeña Marie-Laure, una niña ciega que vive con su padre en París hasta que la ocupación nazi les obliga a huir a la ciudad amurallado de Saint-Malo, donde vive su tío Etienne.

La segunda historia es la de Werner, huérfano y criado en un pueblo minero de Alemania, tiene un extraordinario talento para la fabricación y reparación de aparatos de radio que no pasa desapercibido por las autoridades hitlerianas. Werner es llamado a un centro de instrucción de las Juventudes Hitlerianas al que acude voluntariamente para escapar del destino de las minas, en las que murió su padre y en las que trabajan todos los hombres al llegar a la adultez.

Estos dos seres frágiles sacudidos por los horrores de la Guerra nos hacen vibir una aventura extraordinaria.

 

libro_1429622027

La luz que no puedes ver

Anthony Doerr

Traducción de Carmen Cáceres y Andrés Barba

Editorial Suma de Letras

658 páginas

Billy Budd, marinero

26 de abril de 2016

Si “Moby Dick” es, pese a sus excesos, una de las grandes novelas de la literatura norteamericana, la menos conocida “Billy Budd, marinero”, también de Herman Melville, debe figurar entre las mejoras novelas cortas, como ya se encargó de recordar E.M. Forster.

Quien quiera leer esta pequeña gran obra puede encontrar una edición electrónica gratuita (sin ser pirata) pero quien quiera disfrutar será mucho mejor que opte por la edición de 2015 de Alba Clásica con una solvente traducción de Miguel Temprano García.

La acción del libro está situada a finales del siglo XVIII cuando las armadas francesa y británica se enfrentan por el dominio marítimo. Un buque británico recluta por la fuerza al protagonista de esta historia, el gaviero Billy Budd, de quien emana, según el capitán del mercante, “una virtud que dulcificaba a los más amargados”.

El joven marino se gana la simpatía de la mayoría de marineros y oficiales, pero, a menudo, los favores de unos conllevan el rechazo de otros como es el caso del maestro de armas Claggart  que desde el principio le mira con una “antipatía profunda y espontánea”. Una embarcación es un mundo muy cerrado y tener un enemigo se convierte en un infierno.

La digresiva prosa, plagadas de alusiones mitológicas, con la que Melville escribió esta novela está realmente muy lejos del estilo que más complace a los lectores de hoy. Sin embargo, el fondo de la novela, la emotiva historia que cuenta, no solo no es actual sino que podríamos decir que es eterno.

Feliz lectura.

410NIAWYDcL._BO1,204,203,200_

Billy Budd, marinero

Hermal Melville

Traducción de Emilio Temprano

Alba clásica

152 páginas

Reyes de Alejandría

13 de abril de 2016

La Historia de una época olvida necesariamente las vidas individuales, los movimientos generacionales e incluso la banda sonora de quienes no fueron sus protagonistas principales. Afortunadamente la literatura sirve para rescatar esas memorias, esos momentos, de un tiempo determinado que han quedado solo en recuerdos aislados.

El escritor mallorquín José Carlos Llop reconstruye en “Reyes de Alejandría” la historia de una generación pese a que las generaciones, salvos excepciones, no suelen tener una historia escrita sino es en clave memorialística o literaria. La novela se centra en Palma y sobre todo en Barcelona en los últimos años del franquismo y tras la muerte del dictador. Muerte que el protagonista, como muchos otros, celebró de inmediato con un paseo nocturno por unas Ramblas llenas de esperanza en el futuro. El narrador es un hombre maduro que recuerda sus tiempos de joven estudiante cuando trataba de forjar su identidad en unos años en que el viejo orden se estaba desmoronado y el nuevo no existía aún.

La música, los locales de moda, las mujeres,  la política clandestina, la represión franquista, la poesía, el erotismo, las amistades, la estética hippy enfrentada al monolitismo decadente del régimen,  la incertidumbre de los tiempos forman parte del tapiz de aquellas dos ciudades mediterráneas y los veinteañeros que nos describe la novela. Es una novela de formación , en la que asoma también la búsqueda de un supuesto paraíso, el de las drogas, que terminó devorando a todos los que quisieron entrar.

El narrador de “Reyes de Alejandría” lamenta a menudo la fugacidad de aquellas experiencias: “Nosotros escuchábamos a Bob Dylan como al Ángel Visitador y ya no sé quienes éramos nosotros, ni siquiera sé si éramos aún y sólo fuimos entonces, o si aquella ciudad que recuerdo llegó a existir, aunque yo sepa que sí, que existió y acabó enterrada formando un estrato al que los arqueólogos no han de dar importancia, tan endeble fue que no dejó vestigios ni resto alguno para las vitrinas de un museo”.

El autor de “El informe Stein” y “En la ciudad sumergida”, entre otras obras que le han consagrado como uno de los escritores exquisitos de nuestras letras, ejerce la labor de arqueólogo de aquellas gentes, que hoy están en los cincuenta o los sesenta, y de aquellas vivencias que convertidas en literatura han cobrado una renovada existencia.

La gran calidad de la prosa de Llop, que además de novelista es poeta y ensayista, convierte “Reyes de Alejandría” en un libro muy recomendable para lectores exigentes y para quienes quieran acercarse un espacio de nuestra historia recreado como mito.

9788420420639

Reyes de Alejandría

José Carlos Llop

Editorial Alfaguara

184 páginas

Tres tormentas de nieve

29 de marzo de 2016

Publicado en 2004 por el taller de Mario Muchnik este libro reúne como su titulo inidica, tres relatos breves de tres grandes autores rusos cuyo tema es una tormenta de nieve. El primero es una obra de Alekdsandr Pushkin escrita en 1830 en la que cuenta una romántica historia de una pareja que decide casarse en secreto por la oposición de los padres de ella. El día fijado para la boda se produce una tormenta descomunal.

León Tolstói es el autor del segundo relato, basado en una experiencia personal en la que estuvo a punto de perder la vida viajando una noche en la que regresaba del Caúcaso, en un trineo tirado por caballos bajo un temporal de nieve y viento que hizo perder a los cocheros todo rastro del camino.

Antón Chéjov firma la tercera tormenta que, en este caso es de interior, pues sus protagonistas están refugiados en un albergue ya que la nieve les impide seguir su camino. Allí un hombre y una mujer que se acaban de conocer reflexionan sobre la necesidad de creer en algo que tienen los rusos y sobre la abnegación de las mujeres cuando están enamoradas.

Son tres magníficos relatos escritos por tres grandes autores sobre tres tormentas que, según el editor, son una sola: la tormenta del alma rusa.

Este año en que apenas ha habido invierno atmosférico, este libro es una buena opción para vivir con la imaginación el frío de las estepas rusas, al calor de tres gigantes de la literatura.

41+nIIZ6gXL._SX324_BO1,204,203,200_

Tres tormentas de nieve

Pushkin, Tolstoi, Chéjov

Traducción de Lydia Kúper

Taller de Mario Muchnik

157 páginas