Mi vida querida

En junio del año pasado, antes de ganar el premio Nobel de Literatura, la escritora canadiense Alice Munro, anunció su retirada. “Probablemente no vuelva a escribir”, aseguró la escritora de 81 años, en una entrevista con el diario canadiense ‘National Post’. De este modo ‘Mi vida querida’, podría ser su último libro y por tanto su testamento literario, como también dejó entrever tras su publicación el año pasado.
Aparecido en España el pasado mes de marzo, “Mi vida querida” es junto a “La vista desde Castle Rock”, su colección de relatos más autobiográfica. De hecho, las cuatro últimas piezas del libro no son exactamente cuentos. Como escribe Munro “forman una unidad distinta que es autobiográfica de sentimiento aunque a veces no llegue a serlo del todo. Creo que es lo primero y lo último- y lo más íntimo- de cuanto tengo que decir sobre mi propia vida”.
La critica considera a Munro como la mejor escritora contemporánea de relatos breves , a la altura de grades maestros como Chejov o John Cheever. Ella misma lo explicó así una vez su dedicación a este género: “durante años y años pensé que mis relatos sólo eran tentativas para escribir la Gran Novela, pero descubrí que lo mío eran las narraciones breves”. Escribía mientras sus hijas pequeñas hacían la siesta y está limitación de tiempo le llevó a ser una maestra de la narración corta. Finalmente ha escrito doce libros de relatos y dos novelas. Ha ganado premios tan importantes como el Man Booker y por tres veces el Governor General’s Literary Award de Canadá. La narración corta ha ganado con ella la partida, cosa que quizás no hubiera pasado si sus hijos hubieran sido más dormilones.
La característica de sus cuentos es que tienen la intensidad de una novela. Los virajes del destino siempre están ahí acechando a los personajes y sus historias que son a la vez muy comunes pero a la vez particulares como la mayoría de vidas humanas.
La mayoría de los personajes de “Mi vida querida” son mujeres que viven en Toronto o en pueblos cercanos. En general sus protagonistas se liberan del peso de su educación, algunas tiene un pasado que ocultar, algo muy difícil de hacer en los ambientes rurales en que se mueven. Los hombres se mueven en el telón de fondo del relato aunque a veces son ellos los protagonistas. Así conocemos a un policía de turno de noche de un tranquilo pueblo de Ontario o a un joven soldado que al regresar de la Segunda Guerra Mundial decide bajarse del tren la parada antes de su casa y buscarse la vida en una granja. En los últimas cuatro piezas autobiográficas la madre de la autora, que se retrata a sí misma como una niña, juega un papel esencial.
El escritor Antonio Muñoz Molina ofrece un gran consejo para leer este libro: “la lectura que piden los cuentos de “Mi vida querida” no es la de la prosa sino la de la poesía… una revelación de algo que no se agota porque está en las palabras y un poco más allá de ellas”.

 

H421395.jpg

Mi vida querida

Alice Munro

Editorial Lumen

Leave a Reply