Archive for enero, 2015

La identidad desdichada

martes, enero 27th, 2015

Los problemas de la sociedad francesa y europea ante algunas nuevos usos de la inmigración que chocan con las tradiciones nacionales y las dificultades de integración son los temas principales del ensayo del filósofo francés Alain Finkielkraut (París , 1949) “La identidad desdichada”. El pensador aborda además cuestiones como la identidad nacional, los choques entre la religión y el laicismo, el deterioro de la enseñanza, las discriminaciones o la corrección política que son motivos de controversia en el debate político e intelectual contemporáneo.
El libro comienza con una reflexión sobre la prohibición del velo en las escuelas francesas, veto formulado bajo la premisa de que debe prevalecer ante todo el principio del laicismo. Finkielkraut repasa los argumentos a favor y en contra que se dieron en Francia a lo largo de esta polémica para dejar al lector con la idea de que tanto una parte como la otra tienen sus razones válidas.
La educación es una de las preocupaciones de Finkielkraut que cita diversos ejemplos franceses de hasta adonde se ha deteriorado la enseñanza pública por la pérdida de autoridad del profesorado a causa de un igualitarismo mal entendido. Considera que otro de los grandes problemas en las aulas es que el pasado ya no interesa a los alumnos empujados por el consumo del presente con que son bombardeados por los medios de comunicación y las redes sociales.
Para defender su punto de vista este pensador francés de orígenes judíos no duda en reivindicar la actualidad de los postulados de Hobbes o de Claude Lévi-Strauss.
Respecto a las revueltas y el vandalismo en los barrios inmigrantes señala: “Queriendo explicar tales hechos por el paro, la exclusión o la brutalidad de la policía, no se dan los medios para prevenirlos, se les proporciona amablemente una coartada”.
El autor reivindica la herencia occidental, consciente de que también tiene sus sombras, pero que, en cualquier caso “merece ser preservada y cuidada y transmitida tanto a los autóctonos como a los recién llegados”.
En una reciente entrevista en la que hablaba sobre su libro en “ABCD Cultural”, Finkielkraut concluía: “Yo defiendo una ecología ampliada que se ocupe también de salvar la escuela, la lengua, la cultura y, sobre todo, de salvar a Europa y a la civilización europea”.
Como todo buen ensayo “La identidad desdichada” nos deja con más dudas que certezas.

LG00182901

La identidad desdichada

Alain Finkilekraut

Traducción de Elena-Michelle Cano y Iñigo Sánchez-Paños

Alianza Editorial

203 páginas

Especulación

viernes, enero 16th, 2015

El escritor Thomas Wolfe (1900-1938) publicó en 1938, el año de su muerte por tuberculosis, una novela en la que retrataba la fiebre de especulación que había sacudido a Estados Unidos y que desembocó en la gran crisis de 1929. Esta novela ha sido publicada recientemente en nuestro país por editorial Periférica y sorprende porque sus descripciones podrían ser perfectamente las de nuestra España antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.
El argumento de esta novela de apenas noventa páginas, corta pero buena, es muy sencillo. John, “oscuro profesor en una de las universidades de la ciudad”, vuelve en tren en junio de 1929 a su pueblo natal que dejó hace años. Allí le recibe su madre y su hermano y no tarda nada en darse cuenta que una extraña enfermedad ataca a la ciudad y también a su propia familia: todo el mundo piensa en comprar y vender propiedades porque el precio se va multiplicando como por arte de magia.
Wolfe describe de forma magistral los efectos sobre el espíritu de esta epidemia de especulación: “Bajo la apariencia luminosa y feliz, la penuria de sus planes, la mezquina pobreza de sus vidas era ya evidente para todos. La vida se reducía cada vez más a unos pocos gestos estériles y confusos: construir una casa fea y cara y comprar un coche y afiliarse a un club de campo, para luego construir otra casa más grande y más fea y más cara, comprar un coche más caro y afiliarse a un club de campo más grande y más caro; todos estaban inmersos en esta rutina, efectuando todas las repeticiones de una idiota monotonía, construyendo nuevas casas, nuevas calles, nuevos clubes de campo con frenética prisa y salvaje extravagancia; pero el alimento que saciaba su apetito no estaba en ninguna parte, ni la bebida que calmaba su sed. Eran como ardillas muertas de hambre, desoladas y pérdidas, que corrían impetuosamente en una rueda giratoria dentro de su jaula. Y eran conscientes de ello, lo sabían”.
Sin ser tan hermosa e intimista como “El niño perdido” (1937), “Especulación” es una novela oportuna y que pone letra al circo que todos vimos delante nuestro y que un 15 de septiembre de 2008 empezó a pincharse pese a que, como magníficamente retrató Thomas Wolfe de forma literaria, ya había ocurrido un siglo antes de forma harto parecida.

Sin título-1

Especulación

Thomas Wolfe

Traducción de Juan Sebastiáb Cárdenas

Editorial Periférica

96 páginas