Especulación

El escritor Thomas Wolfe (1900-1938) publicó en 1938, el año de su muerte por tuberculosis, una novela en la que retrataba la fiebre de especulación que había sacudido a Estados Unidos y que desembocó en la gran crisis de 1929. Esta novela ha sido publicada recientemente en nuestro país por editorial Periférica y sorprende porque sus descripciones podrían ser perfectamente las de nuestra España antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.
El argumento de esta novela de apenas noventa páginas, corta pero buena, es muy sencillo. John, “oscuro profesor en una de las universidades de la ciudad”, vuelve en tren en junio de 1929 a su pueblo natal que dejó hace años. Allí le recibe su madre y su hermano y no tarda nada en darse cuenta que una extraña enfermedad ataca a la ciudad y también a su propia familia: todo el mundo piensa en comprar y vender propiedades porque el precio se va multiplicando como por arte de magia.
Wolfe describe de forma magistral los efectos sobre el espíritu de esta epidemia de especulación: “Bajo la apariencia luminosa y feliz, la penuria de sus planes, la mezquina pobreza de sus vidas era ya evidente para todos. La vida se reducía cada vez más a unos pocos gestos estériles y confusos: construir una casa fea y cara y comprar un coche y afiliarse a un club de campo, para luego construir otra casa más grande y más fea y más cara, comprar un coche más caro y afiliarse a un club de campo más grande y más caro; todos estaban inmersos en esta rutina, efectuando todas las repeticiones de una idiota monotonía, construyendo nuevas casas, nuevas calles, nuevos clubes de campo con frenética prisa y salvaje extravagancia; pero el alimento que saciaba su apetito no estaba en ninguna parte, ni la bebida que calmaba su sed. Eran como ardillas muertas de hambre, desoladas y pérdidas, que corrían impetuosamente en una rueda giratoria dentro de su jaula. Y eran conscientes de ello, lo sabían”.
Sin ser tan hermosa e intimista como “El niño perdido” (1937), “Especulación” es una novela oportuna y que pone letra al circo que todos vimos delante nuestro y que un 15 de septiembre de 2008 empezó a pincharse pese a que, como magníficamente retrató Thomas Wolfe de forma literaria, ya había ocurrido un siglo antes de forma harto parecida.

Sin título-1

Especulación

Thomas Wolfe

Traducción de Juan Sebastiáb Cárdenas

Editorial Periférica

96 páginas

Leave a Reply