Un corazoncito escondido

El protagonista de “Huérfanos de Brooklyn”, de Jonathan Letthem, es uno de los más exótticos detectives de la historia., al menos de la novela negra. Se trata de Lionel Esroog que tiene el síndrome de Tourette El mismo se presenta de este modo: “Mis labios no paran, aunque sobre todo susurro y murmuro como si leyera en voz alta mientras mi nuez sube y baja y el músculo de la mandíbula late como un coranzoncito escondido bajo la mejilla pero sin emitir ningún sonido”.Las palabras le salen atropelladas e involuntariamente y sus manos no pueden evitar tocar compulsivamente todo lo que tengan cerca.

Criado en un orfanato de Brooklyn trabaja junto a sus tres amigos de infancia, para un mafiosillo local, Frank Minna.

Sus maneras exteriores rozan lo impresentable y por eso mucha gente piensa que Lionel es idiota. Cuando su jefe es asesinado, Lionel iinvestigará el caso y demostrará que como dice el refrán las apariencias engañan.

Jonathan Letthem convierte el torrente de palabras que salen sin control de la boca de Lionel en una novela notable por su lenguaje y en la que la tensión de la trama no decae en ningún momento.

Huérfanos de Brooklyn

Jonatham Letthem

Traducción de Cruz Rodríguez

Mondadori

352 páginas

 

Leave a Reply