Cuando el arte transforma la realidad

En una cabaña de una remota aldea situada entre Polonia y Bielorrusia vive Sońka, una mujer que ha perdido la cuenta de sus años. Su pasado está marcado por la invasión nazi en tiempos de su juventud, pero de ello ha transcurrido tanto tiempo que la anciana se conforma con vivir junto a su vaca una existencia anodina.

“Pasaron diez, treinta o cincuenta años, pero para Sońka desde hacía veinte años o cuarenta o sesenta, era igualmente hacía muchos, muchos años”, escribe Ignacy Karpowicz en esta novela que lleva por título el nombre de la protagonista.

Pero el pasado vuelve cuando se revive y el dolor también. Y eso sucede cuando el Mercedes de Igor, un joven y famoso dramaturgo sufre una avería junto al hogar de Sońka, un lugar donde por no haber no hay ni cobertura para su iphone último modelo. El hombre pide ayuda y ella le invita a su cabaña, le ofrece un vaso de leche y empieza a contarle su dramática historia.

El problema es que él capta enseguida que aquello puede servirle para escribir una obra de teatro. La novela va avanzando sin que tengamos claro cual es la historia real de la mujer y cual la que Igor transforma al componer su pieza teatral.  El libro se convierte así en una reflexión sobre la relación entre el testimonio histórico y su transformación en literatura. Lo notable es que esta reflexión está sostenida por una historia de gran interés y dramatismo.

Sonka

Ignacy Karpowicz

Traducción Xavier Farré (catalán) y F.J. Villaverde (castellano)

Editorial Raig Verd7Rayo Verde

234 páginas

Leave a Reply