El vaso medio lleno

En el campo de la psicología personal hay dos libros que me parecen esenciales para conocer casi todo lo que hay saber en la vida. Ambos fueron escritos en el siglo pasado y sus autores eran austríacos. Pero no se trata de Freud ni de Jung, me estoy refiriendo a “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl, y a “El arte de amargarse la vida”, de Paul Watzlawick. Con experiencia, sentido común y reflexión creo que bastan estas dos obras, ambas de pocas páginas, para abordar cualquier situación que nos plantee la existencia. Deberían formar parte del currículum de todos los estudiantes y algunos buenos maestros ya los incluyen como lecturas recomendadas, especialmente en el caso del libro de Frankl en quien cuenta sus terribles experiencias en los campos de concentración nazis.

A partir de ahí, hay muchas otras lecturas que nos pueden ser útiles y entre ellas la del libro que aquí reseñamos. “Optimismo y salud. Lo que la ciencia sabe del  pensamiento positivo”, de Luis Rojas Marcos nos enseña a identificar lo que distingue el optimismo del pesimismo y la influencia del primero en las relaciones con otras personas, la salud y el trabajo.

El psiquiatra sevillano que, desde 1995 hasta 2002, dirigió el sistema de sanidad y hospitales públicos de Nueva York y, en la actualidad, es profesor de Psiquiatría de Nueva York nos alerta de que no hay que hacer caso de la mala prensa que tiene el pensamiento positivo en los medios intelectuales. El autor atribuye este hecho “al profundo derrotismo que ha primado en el mundo de las reflexiones filosóficas y añade que “en los últimos cuatro siglos, los filósofos europeos más reconocidos han promulgado ideas de los más deprimentes ante el significado de la vida y el destino de los mortales.

Rojas Marcos cuestiona en su libro estas concepciones negativas y defiende el optimismo como la mejor vacuna para resistir los males de la mente. Además, sostiene que las personas que se lo proponen, tienen la posibilidad de aumentar su predisposición natural al optimismo. En cualquier caso el psiquiatra nos advierte también contra los excesos y dice que esta medicina psicológica debe ser aplicada con moderación para que no nos ciegue y haga perder de vista la realidad.

Optmismo y salud. Lo que la ciencia sabe de los beneficios del pensamieto positivo

Luis Rojas Marcos

Ediutorial Grijalbo

208 páginas

Leave a Reply